domingo, 11 de diciembre de 2011

¿Cuáles son los elementos fundamentales que caracterizan los llamados enfoque clásico de la teoría de la organización?


       Los modeles clásicos de la organización se observan desde tres perspectivas, que en su conjunto es denominada: Teoría de la máquina (Worthy, 1950). Dichos modelos clásicos de la organización son:
·         Weber; descripción sociológica de la estructura burocrática (teoría burocrática).
·         Gulick; el enfoque sobre la administración pública.
·         Taylor; el enfoque de la administración científica (gerencia científica).

Estos modelos enfocan sus disposiciones en base a un sistema cerrado en las organizaciones;   Para Weber en su teoría burocrática, se interesa más por los problemas fundamentales de los procesos de formalización y legitimación, permitiendo la elaboración de los sistemas de papeles o roles.
Los otros dos enfoques (Gulick y Taylor); se interesan por los problemas prácticos de obtener los mejores métodos para organizar un funcionamiento altamente efectivo.
El modelo clásico considera a la organización una máquina, construyéndose un mecanismo, con especificaciones fijas para que cumpla una tarea, de acuerdo a un plan y para lograr un propósito. Estos propósitos:
a)      Proceso de especialización de las tareas; lograr la eficiencia subdividiendo en sus elementos cualquier operación.
b)      Estandarización de la ejecución de un papel; mientras se subdividen las tareas se hace más fácil y estandarizado la ejecución de las mismas.
c)       Unidad de mando y centralización de la toma de decisiones; para mantener la coordinación se requiere que las decisiones sean centralizadas bajo un mando, y la responsabilidad debe ser hombre a hombre, existiendo un tramo limitado de control.
d) Uniformidad en las prácticas; muchas conductas se controlan especificando prácticas institucionalizadas y uniformes.
e)    No debe haber duplicidad de funciones; una parte de la organización no debe repetir las funciones, papeles que ya se estén realizando en otra.
            Entre las desventajas o atribuciones asignadas a dichos modelos se puede resaltar: resulta casi siempre inadecuada para enfrentar los complejos aspectos de la estructura y funcionamiento de ésta; descuida el comercio constante del sistema con su ambiente, pasa por alto muchos tipos de intercambio insumo-producto con el ambiente, restringe el insumo a las materias primas y a la fuerza de trabajo, presta poca atención a los subsistemas de la organización, a su dinámica y los intercambios entre si. Estas circunstancias solo se consideran y sin prestarle una suma importancia a las influencias mutuas de los diferentes subsistemas y los problemas que se pueden presentar al momento de sus interrelaciones.
            También las estructuras semiinformales e informales de la organización se ignoran en dicho modelo; la constancia organizacional es vista como una ordenación rígida y estática, es inadecuada con respecto a las consecuencias disfuncionales de algunos resultados inesperados dentro de una estructura burocrática.
            Los modelos clásicos son tan rígidos, que tal rigidez puede reducir la efectividad organizacional, la aplicación de reglas es su foco central, los problemas crecientes surgidos con el ambiente que pudiese interactuar y que florecen la rigidez de la conducta organizacional constituyen un ejemplo de no reconocer que el carácter de las organizaciones es el de sistema abierto.
            La falta de una conducta innovadora y espontánea es lo que sucede al existir tanta rigidez de las reglas. Es imposible establecer funciones de reglas con exactas precisiones y alcances, o dictar reglas extremadamente específicas como para cubrir todas las situaciones surgidas en horas de trabajo en una organización compleja. Es por eso que una organización debe confiar tanto en las pautas estables del papel, en las reglas como en las acciones innovadoras o espontáneas de los miembros de dicha organización.
            Afincarse en la aplicación de las reglas con su respectiva rigidez, puede venir a destruir el aspecto innovador del funcionamiento organizacional.

           En estos modelos clásicos, se maneja adecuadamente las transacciones entra la organización y su ambiente; ninguno de los tres propone un modo fácil de tratar esa fuente central de características y cambio organizacionales. Es por esa razón que mas adelante se ofrece una teoría pero viendo a la organización como un sistema abierto.


Autor: Ramírez Pulido, Víctor Alexis.
Introducción Teoría General de la Organización, noviembre de 2008

No hay comentarios.:

EL SUEÑO

Total de las vistas de la Página